La oración a la Bandera Salvadoreña es una composición poética de siete partes en la cual se habla sobre la patria y las aspiraciones de la nación.

La letra de la La Oración a la bandera Salvadoreña fue escrita en 1916 por el doctor David Joaquín Guzmán, cuando logró ganar un concurso literario en el cual el Estado buscaba una oración que honrar a la bandera de El Salvador.

A pesar que esta oración se usaba desde 1916, no fue sino hasta el año 2001 cuando decidió incluirse oficialmente a este poema cívico como uno de los símbolos patrios de El Salvador.

Curiosamente en ella la palabra bandera solo se menciona una vez.

¿Cómo se reza la oración a la bandera?

La época en la que más se usa es en el mes cívico o mes patrio, es decir en septiembre.

La oración a la bandera se reza por medio de un orador que es la persona que pasa al frente del público a recitarla de memoria.

El orador dice una línea e inmediatamente se detiene para que el público la repita también y así continúan intercalándose. Se recomienda estar de pie en ese momento, como una forma de respeto a la bandera.

Oración a la Bandera Salvadoreña

ORACIÓN A LA BANDERA SALVADOREÑA

Dios te salve, Patria Sagrada,
en tu seno hemos nacido y amado;
eres el aire que respiramos,
la tierra que nos sustenta,
la familia que amamos,
la libertad que nos defiende,
la religión que nos consuela.

Tú tienes nuestros hogares queridos,
fértiles campiñas,
ríos majestuosos,
soberbios volcanes,
apacibles lagos,
cielos de púrpura y oro.

En tus campos ondulan doradas espigas,
en tus talleres vibran los motores,
chisporrotean los yunques,
surgen las bellezas del arte.

Patria,
en tu lengua armoniosa
pedimos a la Providencia que te ampare,
que abra nuestra alma al resplandor del cielo,
grabe en ella dulce afecto al Maestro y a la Escuela
y nos infunda tu santo amor.

Patria,
tu historia,
blasón de héroes y mártires,
reseña virtudes y anhelos;
tú reverencias el Acta que consagró la soberanía nacional
y marcas la senda florida
en que la Justicia y la Libertad nos llevan hacia Dios.

¡Bandera de la Patria,
símbolo sagrado de El Salvador,
te saludan reverentes las nuevas generaciones!

Para ti el sol vivificante de nuestras glorias,
los himnos del patriotismo,
los laureles de los héroes.
Para ti el respeto de los pueblos
y la corona de amor
que hoy ceñimos a tus inmortales sienes.